El trabajo dignifica al ser humano.

Ramon vende flores

El trabajo dignifica al ser humano.

El trabajo es un medio que tenemos las personas para alcanzar el desarrollo personal, de la familia y del conjunto social en el que vivimos. (Trabajar en Bancos, hospitales, agricultura, ganadería, supermercados, etc.)   Es un derecho básico del ser humano que permite crecer con dignidad.

Los padres tienen que ir enseñando a los hijos desde muy pequeños, a realizar y comprender las virtudes y valores humanos del trabajo, preparándoles para el futuro, cuando tengan que trabajar en los estudios, en la empresa o en la sociedad.

Pueden empezar mandándoles pequeñas actividades y responsabilidades, dentro de la casa, para que se vayan acostumbrando a obedecer y a sentir la satisfacción del trabajo bien hecho. Así cuando llegue la hora de trabajar profesionalmente, tendrán ya la costumbre convertida en hábito y posteriormente en virtud y sabrán organizar y administrar el tiempo, para poder hacer lo que sea necesario, sin poner pretextos para no  cumplir con sus obligaciones.

Estas desempleado? visita mercurio.hn

Mercurio Honduras
Mercurio Honduras, Encuentra tu empleo con mercurio

Conozco a Ramón después de conocer a la madre,  doña Francisca, una vendedora de flores que pasaba todos los sábados de casa en casa ofreciendo las flores que traía desde la comunidad del Piligüin, Francisco Morazán.  Doña Francisca, enfermó  y su hijo Ramón y su hija  Norma hacen el trabajo que comenzó Doña Francisca, Ramón es quien hace  levantarme temprano los sábados con su grito, van las flores, fresas, moras, zanahorias, depende de la temporada, lleva duraznos que tanto me gustan, las zanahorias muy frescas y de rico sabor, naranjas agrias, patastes, todo muy fresco y en la puerta de mi casa.  Ellos en familia cultivan el producto que venden.  Ahora, a  Ramón lo acompaña su hijo y de vez en cuando su hija.

Ramón me cuenta que en el lugar que viven no es común la delincuencia, porque todo la gente se dedica a trabajar la agricultura, esto mantiene ocupados a los jóvenes también, dice Ramón y que hay convivencia en la comunidad.

Ramón lleva 25 años en este trabajo y con esto sostiene a su familia, sus hijos estudian y apoyan en las actividades  que él realiza.

Para ello Ramón se levanta a las 03:00 am para poder estar en Tegucigalpa a las 06:00 am. Ofreciendo sus productos.

El que es laborioso aprovecha el tiempo, que es oro, hace lo que debe y está en lo que hace, no por rutina, ni por ocupar las horas, sino como fruto de una reflexión atenta y ponderada.

Tegucigalpa 09/09/2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *